BLOG
Futuro Educativo

Temas

La hora del código en América Latina

En las pruebas PISA del año 2012 uno de cada mil alumnos de 15 años de edad en América Latina alcanzó el nivel VI de matemática. En Shangai uno de cada tres alumnos logró alcanzar el nivel VI.

¿Qué sabe un alumno de nivel VI en matemática? PISA lo define así:

“En el nivel 6, los estudiantes pueden conceptualizar, generalizar y utilizar la información sobre la base de sus investigaciones y modelos de situaciones de problemas complejos. Asimismo, pueden relacionar diferentes fuentes de información y tipos de representaciones, y pasar de una a otra con flexibilidad. Los alumnos de este nivel, serán capaces de pensar y razonar con matemática avanzada. Pueden aplicar su conocimiento, comprensión e intuición, así como su dominio de las operaciones y relaciones matemáticas simbólicas y formales, para desarrollar nuevos planteamientos y estrategias frente a situaciones nuevas. Del mismo modo, podrán formular y comunicar con precisión sus acciones y reflexiones referidas a sus resultados, interpretaciones y argumentos, y su pertinencia a situaciones originales”.

Los alumnos de nivel VI muy probablemente escriban los códigos en los cuales vivirá el resto de las personas. El lenguaje de internet, los algoritmos de los buscadores y de cada nueva aplicación, los nuevos flujos de la economía, los videojuegos y los nuevos sistemas de aprendizaje basados en computadoras. Todo eso estará en manos de quienes dominen el lenguaje matemático. No es una causalidad lineal, pero sí una aproximación a quienes tendrán el poder de crear el mundo del mañana.

La mejora sistémica de la educación en América Latina es la gran vía para torcer el destino y no ser meros consumidores pasivos de lo que otros crean. Esa mejora sistémica necesita grandes políticas y grandes innovaciones. Una de ellas es el aprender a programar.

Aprender a programar no tiene por qué ser una “materia” obligatoria. Pero sí tiene que ser una opción gratuita al alcance de todos los niños y jóvenes de la región. Los docentes pueden motivar y ayudar a que todos los alumnos tengan vías de llegada a cursos on line gratuitos. Los ministerios de Educación tienen una gran tarea para hacerlos posibles y para difundirlos.

Una excusa concreta está al alcance de la mano. Se trata de La hora del código o Hour of Code, como se conoce en inglés a la iniciativa sin fines de lucro que se propuso enseñar masivamente el lenguaje de la programación. Se lanzó en 2013 y este año el desafío volvió a ponerse en marcha entre el 8 y el 14 de diciembre.

Se autodenominó “El evento de aprendizaje más grande de la historia”. Es una oportunidad única para experimentar gratuitamente una hora de programación.

Las posibilidades para hacerlo están al alcance de todos, desde niños de 4 años hasta cualquier edad. Se puede aprender dibujando si uno es niño. Se puede aprender diseñando una página web propia o con bases de datos.

Hay actividades, desafíos, foros, videos, talleres virtuales y todo tipo de materiales para atraer a los alumnos y a los docentes. En la página Program.ar se encuentran todos los materiales en español.

El conteo indica que ya más de 61 millones de personas probaron la hora del código. En 2013 se calcula que más chicas aprendieron ciencias de la computación en la semana de la hora del código que en los últimos 70 años.

Es hora de torcer el destino. Aprender a programar es aprender a escribir las reglas, no simplemente seguirlas.


Graduate XXI & Futuro Educativo
© 2017 - Todos los Derechos Reservados
Conoce al equipo de GXXI

  • Graduate XXI

  • Futuro Educativo

¡Hablan de nosotros!


¡Tweets en vivo!

¿Por qué no cambian las metodologías #educativas? http://rxU4NInvxV http://f4zsWpTZbP

@graduatexxi