BLOG
Futuro Educativo

Temas

Duolingo y el dilema de la generación que puede revolucionar la educación (y el capitalismo)

Hay una revolución educativa en marcha. Se llama Duolingo. Es una revolución adentro de un vendaval de cambios educativos. ¿Por qué nos llama la atención Duolingo por encima de muchas otras, casi de todas? Por dos motivos: su capacidad de expansión, que recién está comenzando y ya llegó a 70 millones de personas, y su modelo de negocio, que definirá el futuro de la educación y quizás del capitalismo.

Duolingo es la mayor plataforma mundial de aprendizaje de lenguas extranjeras. Nació de la iniciativa de Luis von Ahn, guatemalteco y estrella TED por sus inventos previos que lo hicieron millonario al ser vendidos a Google. Lanzada en 2012 Duolingo tuvo un crecimiento exponencial: tiene 70 millones de usuarios registrados y unos 15 millones activos cada mes.

Duolingo combina tres estrategias cruciales de innovación educativa mientras va moviendo la frontera de la tecnología para incrementar su impacto:

1-Crowdlearning: cada usuario ayuda a los demás construyendo una memoria colectiva de traducciones de escala exponencial. Los usuarios contestan preguntas multiple choice, traducen palabras, frases y textos completos, valoran la traducción de otros e incluso traducen oralmente a un micrófono.

2-Inteligencia Artificial: la cantidad hace la calidad. Cuanta mayor sea la intervención de millones de humanos más precisos serán los algoritmos de aprendizaje adaptativo. El big data es el segundo componente de la estrategia Duolingo. Los algoritmos estiman el nivel de idioma de los usuarios en escasas interacciones, predicen tipos de ejercicios que podrán realizar y personalizan el aprendizaje como un guante que se mete entre las neuronas de cada uno de nosotros. Miles de usuarios han sido testeados en su reacción frente a ciertas habilidades concretas, dando lugar a un conocimiento infinitesimal de las formas de aprender cada idioma según niveles de conocimiento y estilos de aprendizaje.

3-Gamification: en Duolingo muchos sienten que no están aprendiendo. Los juegos, las badges, los puntajes hacen sentir la experiencia como si fuese un pasatiempo, algo que se hace sin concentración o con la concentración inmersiva de los videojuegos. Dan ganas de seguir para superar el propio puntaje y el de los demás.

Todo esto ya está presente en muchas otras iniciativas. Duolingo lo conjuga magistralmente con un equipo que trabaja usando la tecnología de punta. Pero ¿es esto lo original? En parte sí, pero lo que realmente puede ser original es el modelo de negocios.

Hasta la actualidad Duolingo se ha movido con la siguiente estrategia: es gratuito para todos los usuarios y cobra a los clientes que necesitan traducciones, como la CNN por ejemplo. Miles de personas hacen el trabajo voluntario de traducir pedazos de un texto que desconocen, mientras un algoritmo une todas las piezas otorgando un resultado de calidad similar a la de los mejores traductores humanos. Miles de usuarios trabajan gratis para recibir aprendizaje gratuito y lo hacen jugando.

Esto es original, pero no es la esencia del negocio, a la cual queremos llegar.

¿De dónde salen los grandes fondos de Duolingo? La pregunta no hay que hacerla en presente sino con la máquina del tiempo: ¿de dónde vendrán los fondos de Duolingo?

La gran apuesta actual parece ser los certificados de idiomas, un negocio multimillonario en manos de los grandes certificados internacionales como el TOEFL. Duolingo planea cobrar 20 dólares por un examen que hoy cuesta 200.

Los inversores de Duolingo han depositado su confianza multiplicada en 38,3 millones de dólares de capital en este modelo de negocios, aceptando el compromiso de no cobrar por el contenido a los usuarios ni colocar anuncios publicitarios en la plataforma.

El modelo de negocios parece el de Facebook: acceso masivo mundial a la plataforma sin ningún costo y una vez dentro formar un verdadero monopolio de aprendizaje de idiomas. Si millones gatillan la inteligencia artificial pedagógica nadie podrá competir contra esa máquina de enseñar cada vez mejor. No valdrá la pena ir a la competencia, con algoritmos basados en menos interacciones y, por lo tanto, más pobres.

Como dijo ya Luis von Ahn: “nuestro principal objetivo es movernos hacia adelante sin parar hasta convertirnos en la manera ´de facto´ de aprender un idioma”.

Hoy Duolingo enseña 10 idiomas. En 2015 está comenzando con otros que van desde el ruso al hebreo, pasando por el griego y el esperanto. Esta semana se conoció su empresa más divertida: en 2016 se lanzará a la enseñanza del Klingon, el idioma de Star Trek.

Pero esto es solo el comienzo. Duolingo quiere pasar pronto al mercado de la enseñanza de la alfabetización. ¿Qué pasaría si Duolingo se convierte en la máquina mundial de la enseñanza de todo como intenta hacerlo con los idiomas?

Von Ahn dice que todavía las máquinas no llegan tan lejos como los humanos en la capacidad de enseñar: “los tutores humanos son mucho más adaptativos, al ver una expresión facial detectan una pequeña duda y pueden cambiar su enfoque. A las máquinas les llevará mucho tiempo llegar tan lejos, pero llegarán”.

Entonces llegamos aquí al punto de quiebre, el momento decisivo del modelo de negocios.

Recientemente, en enero de 2015, Duolingo lanzó su aplicación para escuelas. Es la etapa híbrido o blended: un tablero de control permitirá complementar aprendizaje virtual y presencial con docentes para cada escuela. Planea ser absolutamente gratuita para docentes, alumnos y distritos. No ahora, siempre.

¿Cómo? ¿Desaprovechar un mercado gigantesco de negocios? ¿Por qué? ¿Para ganar más usuarios y ampliar la dominación monopólica y generar más ganancia después con nuevas fuentes de ingresos? ¿O para generar una revolución educativa?

Esta pregunta está en manos de von Ahn y sus socios. Como señala esta nota, von Ahn está debatiéndose si ser multimillonario o si ser un autor de la revolución educativa. Podrá combinar ambas pasiones por un tiempo, pero en algún punto deberá elegir. No será von Ahn solo. Detrás suyo hay 70 millones de usuarios que trabajan (y se benefician) gratuitamente para su empresa.

Es la era de los prosumidores: productores y consumidores de conocimiento.

Grandes pensadores están mapeando el cambio de una era. Jeremy Rifkin es el principal de ellos. Su lectura del futuro anticipa la llegada pronta del fin del capitalismo. No en manos de una revolución socialista, sino en manos de jóvenes, miles de millones de ellos, que aportan su tiempo generosamente en las redes sociales para generar nuevos conocimientos y máquinas que son capaces de reemplazar a un costo casi cero cada vez más trabajos humanos.

Rifkin dice: “Si el mercado capitalista se basa en el interés personal y está impulsado por el beneficio material, el procomún social está motivado por el interés colaborativo y lo impulsa un deseo profundo de conectar y compartir con los demás”.

Pero una paradoja aguarda en el camino de esta sociedad colaborativa: los mayores monopolios de la historia de la humanidad. Rifkin señala la paradoja: el control del conocimiento que ejercen los motores de búsqueda de Google, la plaza pública dominada por Facebook o el mercado virtual absoluto de Amazon son poderes inconmensurables nunca antes vistos a escala mundial.

Duolingo está en camino de ser uno de esos poderes. El costo de aprender idiomas está bajando a cero gracias al procomún colaborativo y la inteligencia artificial. ¿Cómo será su modelo de negocios? ¿Un monopolio suave de dominación que genera ganancias extraordinarias o un dispositivo democrático que revoluciona la educación liberando a millones de la ignorancia y rompe las cadenas por el solo hecho de romperlas?


Graduate XXI & Futuro Educativo
© 2017 - Todos los Derechos Reservados
Conoce al equipo de GXXI

  • Graduate XXI

  • Futuro Educativo

¡Hablan de nosotros!


¡Tweets en vivo!

Sigue el recorrido de @alfredohernando para descubrir cuáles son los mejores proyectos #educativos del mundo… http://m1wVw9g7Ul

@graduatexxi
@Jorge_Yepes La página se encuentra bajo un breve mantenimiento- estará de vuelta al final del día de hoy. Escríbenos a info@graduatexxi.org

@graduatexxi
 
Suscribete a nuestras noticias

Ingresa tu correo y mantente al tanto de todo.



Suscríbete!