BLOG
Futuro Educativo

Temas

Conoce a Knewton, porque Knewton te conocerá a ti

La mejor inversión que pueden realizar todos aquellos interesados en el futuro de la educación es dedicar 10 minutos de sus vidas a ver este video. Pueden hacerlo ahora mismo y luego retomar esta nota. Aquí los esperamos.

Quien habla es José Ferreira, el CEO de Knewton. No es un soñador ni un escritor de ciencia ficción. Es el CEO de la empresa más grande del mundo de aprendizaje adaptativo.

¿Qué hace Knewton? No es fácil de explicar Knewton para quien no conoce mucho sobre aprendizaje adaptativo. Tal como se autodefine en su reciente White Paper o en el video tutorial, Knewton es una plataforma flexible que produce aprendizaje adaptativo en base a la analítica de grandes cantidades de interacciones en ambientes digitales de aprendizaje.

No funciona solo, necesita socios. ¿Cuáles son sus socios? Principalmente las editoriales y los productores de contenidos educativos digitales.

¿Qué les pide a sus socios y qué les ofrece? Les pide contenidos que sean utilizados por los alumnos, típicamente un libro de texto digital, una evaluación on line y toda la información existente del aprendizaje de los alumnos que puedan tener un formato digital. Les ofrece un sistema de analítica de toda la información producida por millones de interacciones entre alumnos, contenidos y aprendizajes.

Con esa información se puede personalizar el aprendizaje de los alumnos en base a información previa sobre sus patrones de aprendizaje y a los de millones de otros alumnos en situaciones similares. Esto permite crear progresivamente un currículum para cada alumno cada día. No cada día sino cada instante: la adaptación será en tiempo real.

Si a esta altura no miraron el video o eligieron seguir leyendo la nota para verlo luego, José Ferreira cuenta qué hace Knewton. Comienza diciendo que todo en el futuro dependerá de la cantidad de información que pueda ser medida. En la actualidad, dice Ferreira, Google o Facebook logran conseguir algunas decenas de datos por persona cada día. En cambio Knewton obtiene entre 5 y 10 millones de datos por día por alumno.

¿Cómo? Todo lo que hace un alumno on line está siendo monitoreado por Knewton al nivel atómico de los conceptos. Cada palabra que lee un alumno tiene un tag que identifica esa y otras centenares de miles de acciones por día. Cuánto empieza un texto, cómo lo lee, cuándo lo deja, qué hace a continuación, si ve un video, si responde un quiz, si pregunta algo al docente virtual, si se distrae en la web, si cambia de tema, si tiene lagunas, si trabaja o no, con qué ritmo, etc.

Esta es una parte de la inconmensurable información que está procesando Knewton. La otra parte son los aprendizajes medidos por distintos test. El sistema analiza los aprendizajes logrados por los alumnos y puede establecer modelos predictivos con un nivel de precisión atómico.

Ferreira lo dice explícitamente: “sabemos exactamente cuándo fracasarás y podemos cambiarlo. Sabemos literalmente todo sobre cómo aprendes y sobre cómo aprenderías mejor…Tenemos más datos sobre cómo aprenden nuestros alumno que nadie más sobre nada más en la tierra y ni siquiera el segundo está cerca de nosotros”.

Knewton produce entonces adaptaciones, rutas individuales para cada alumno. Si un alumno está leyendo a un ritmo lento o se equivoca en preguntas intermedias de control de lectura o si no hace una consulta a tiempo, Knewton recrea el patrón de aprendizaje de ese alumno en su historial y lo confronta con millones de otros casos. Entonces puede predecir con exactitud el resultado que obtendrá en la prueba y remediarlo de forma anticipada.

Es como la película Minority report: una bola de cristal permite ver el futuro y modificarlo. En vez de enviar a un policía a capturar al asesino antes que cometa el delito, Knewton envía un cambio de ritmo, contenidos y formatos pedagógicos para lograr que cada alumno aprenda a tiempo y no fracase en la prueba.

De esta manera el libro de texto único desaparece. En su reemplazo llega un currículum individual.

Un alumno que está estudiando ciencias sociales tendrá un contenido individualizado sobre la historia de la revolución francesa. Comenzará leyendo un texto breve porque no puede concentrarse mucho, entonces verá un video, luego le harán preguntas fáciles para motivarlo a seguir leyendo algo más, siempre sabiendo qué cantidad de palabras es capaz de leer y con qué estilo didáctico. Luego pasará una pequeña prueba más seria y se le gratificará con una hora de descanso, luego una breve lección de repaso terminará con el día de estudio perfecto, donde se habrá logrado el máximo potencial de aprendizaje de la revolución francesa de ese alumno.

Así cada alumno pasará por una situación de aprendizaje única, perfecta, cada día. Todos lograrán el máximo de aprendizajes posibles.

Ese es el sueño del aprendizaje adaptativo basado en la asistencia de computadoras.

¿Es un sueño de ciencia ficción? No parece un sueño al constatar que Knewton tiene una alianza estratégica con Pearson, la mayor empresa de educación del mundo. Knewton necesita socios lo más masivos posibles porque su futuro depende de lograr conquistar la mayor proporción del mercado educativo posible. Como Google en la búsqueda por internet. Como Facebook en las redes sociales.

Knewton está logrando esa posición dominante. Acordó recientemente una sociedad con Microsoft, es socio de las grandes editoriales del mundo, en Francia es socio de Le Livre Scolaire y desde octubre de 2014 es socio de Santillana, la mayor editorial de libros de texto en habla hispana.

En 2015 Knewton comenzará a seguir el aprendizaje de los alumnos que utilicen materiales de Santillana de matemáticas en escuelas secundarias. Será el inicio de un conocimiento a nivel atómico de los alumnos de América Latina y España.

¿Qué implicancias tiene el aprendizaje adaptativo? Esta pregunta será quizás la más importante de la educación a nivel mundial en los próximos 10 años.

La plataforma puede seguir rutas profundas de los patrones cognitivos de cada alumno. Los propios integrantes de Knewton explican que su trabajo es apasionante porque están descubriendo, por primera vez en la historia, cómo aprende la humanidad. No de forma teórica si no literalmente. Para ello están mapeando el estado mental de millones de alumnos mientras atraviesan su vida entera de aprendizaje escolar o universitario.

Un camino fascinante puede ser el de la personalización y el disfrute por el aprendizaje. Cada alumno podría potenciar sus capacidades y aprender podría ser una actividad que todos, con diversos estilos y modalidades, puedan disfrutar.

Un camino más oscuro puede ser el de una máquina que juega a ser Dios y conoce más de cada persona que ella misma. Una máquina que conoce los secretos más profundos de las rutas cognitivas, las conductas, los deseos, pasiones y temores de cada alumno, desde su temprana infancia y durante toda su vida. Una digitalización completa de todas las interacciones de una persona con el mundo del aprendizaje podría dar lugar a una nueva sociedad donde la intimidad desaparece y, como indica Rifkin en un libro clave sobre el futuro de la humanidad, la transparencia absoluta la reemplaza.

Estos riesgos ya fueron considerables en el caso de otra plataforma de aprendizaje adaptativo, inBloom, que tuvo que cerrar sus puertas por movimientos opositores de los padres en varios estados de USA.

La privacidad de nuestros hijos está en juego, ¿quién se atreverá a que las máquinas conozcan todo sobre ellos? Incluso cuando Knewton y otras plataformas garanticen la seguridad de los datos, en el mundo digital nadie puede garantizar nada por completo.

Los protocolos de seguridad de la información comienzan a ser motivo de grandes debates políticos y legislativos. El propio Knewton firmó, junto a otras grandes empresas, el Student Privacy Pledge, un compromiso de no vender información ni utilizar el conocimiento de los alumnos para colocar publicidad y garantizar el anonimato de los datos. Es un escudo para protegerse de los disparos que vendrán pronto y serán sin dudas muchos y muy variados. El debate educativo empezará a virar pronto hacia la privacidad de los datos de los alumnos.

¿Qué implicancias tendrá el aprendizaje adaptativo para las escuelas y docentes? Esta será otra pregunta decisiva de los años por venir. Knewton propone trabajar con los docentes, informándoles detalladamente acerca del aprendizaje de sus alumnos para ayudarlos a personalizar la enseñanza. Pero el camino bien podría ser el de ignorar a los docentes y enseñar directamente a través de las computadoras. ¿Está llegando el mayor bypass de la historia de la educación hasta terminar definitivamente con las escuelas?

Por último, ¿qué implicancias tendrá el uso del big data, la analítica y el aprendizaje predictivo en la estructura social? ¿Quiénes se beneficiarán de Knewton? ¿Qué costo directo o indirecto tendrá para los alumnos? ¿Qué rol jugará el Estado? En Brasil una plataforma de aprendizaje adaptativo, Geekie, se está asociando directamente con el Estado para usar la analítica en escuelas públicas.

Si todos tuviesen acceso a las plataformas adaptativas, ¿qué efectos se producirían? ¿Las plataformas adaptativas generan más igualdad al brindar mayores posibilidades de aprendizaje a todos? ¿O generan más desigualdad potenciando al máximo a cada uno y, por lo tanto, borrando el poder igualador de la escuela y otorgándole más peso a las diferencias de contexto social y cultural de las familias?

Es hora de mirar a Knewton y a todas las plataformas de aprendizaje adaptativo que están surgiendo. Es hora de comenzar a discutir la privacidad de los datos, el nivel atómico de conocimiento de los alumnos, las nuevas formas pedagógicas basadas en algoritmos, las posibilidades y las amenazas que surgen de este mundo nuevo que ya comenzó y no se detendrá.

Pronto un algoritmo sofisticado podrá decirnos si vieron el video antes de leer la nota, si leyeron primero la nota, si la abandonaron luego del primer párrafo o si la siguieron hasta el final. Pero no lo hará ahora que termina la nota, lo hará antes de comenzar a leerla. ¿Queremos que esos algoritmos gobiernen la educación del futuro?


Graduate XXI & Futuro Educativo
© 2017 - Todos los Derechos Reservados
Conoce al equipo de GXXI

  • Graduate XXI

  • Futuro Educativo

¡Hablan de nosotros!


¡Tweets en vivo!

¿Por qué no cambian las metodologías #educativas? http://rxU4NInvxV http://f4zsWpTZbP

@graduatexxi